domingo, 30 de agosto de 2009

DESTINO FINAL 3D

Reacciones:  

"The Final Destination", la cuarta entrega de una de las sagas más populares del terror, llega a los cines en formato 3-D, una técnica que permite ser testigo directo de cómo la muerte se cobra a sus víctimas de las formas más cómicas y violentas.Dirigida por David R. Ellis y escrita por Eric Bress, que ya ejercieron esas labores en "Final Destination 2" (2003), el filme cuenta con la presencia de Bobby Campo (de la serie de TV "Greek"), Shantel VanSanten ("One Tree Hill"), Nick Zano ("Beverly Hills Chihuahua"), la debutante Haley Webb y Mykelti Williamson ("Forrest Gump").

Como ya es tradición en las películas de esta franquicia, una terrorífica premonición salva al protagonista y a sus amigos de la muerte tras un gran accidente. Sin embargo, aunque creen que han evitado la tragedia, su destino final les sigue aguardando.En la primera cinta el accidente fue una gran explosión en un avión; en la segunda, un tremendo choque múltiple de tráfico; en la tercera, el descarrilamiento de una montaña rusa, y en esta cuarta entrega llega en plena carrera de la serie NASCAR de automovilismo."Me encanta la escena inicial", dijo a Efe Bobby Campo, que da vida a Nick en la película. "Fue divertida rodarla y poder ver cómo se montaba todo. Es violenta y caótica. La muerte acecha al azar porque hay objetos que salen volando por todas partes y se pueden llevar por delante a cualquiera", añadió.

VanSanten, que encarna a la novia de Nick en la cinta, no dejó de gritar ni moverse la primera vez que vio la película montada. "El espectador, sencillamente, forma parte de la escena", comentó a Efe."Está ahí dentro con nosotros más que sentado en su butaca. Se preocupa de si el destornillador le va a golpear cuando sale disparado y, lógicamente, reacciona y salta, por mucho que espere cualquier golpe de efecto", explicó esta actriz y modelo, de 24 años.Campo, de 26 años, se mostró encantado con el resultado final de la cinta y sobre todo con el uso de la tecnología 3-D, que aporta el nivel de realismo necesario para que el espectador se zambulla, casi literalmente, en la historia.

"El uso del 3-D en esta película es lo más increíble que vas a ver este verano", afirmó Campo. "Es la misma técnica a la que James Cameron ha dedicado casi dos décadas de esfuerzos y ahora nosotros hemos sido afortunados de usarla", agregó en alusión al trabajo desempeñado por el realizador estadounidense en "Avatar", que llegará a los cines en diciembre.El protagonista del filme considera que esta saga tiene éxito porque habla sobre "los miedos más rutinarios" y sobre cómo afrontaría la gente la muerte si supiera que va a llegar "de un momento a otro"."Ahora el espectador no sólo lo va a poder ver, sino que todos sus sentidos van a experimentar ese terror. Es algo tan directo que es difícil de explicar", manifestó el actor.Aunque durante el metraje apenas haya resquicio entre las muertes, los protagonistas creen que el filme también ofrece espacio para la reflexión.

"No sé si creo en el destino. Creo que existe una dualidad. Hay coincidencias y también hay cosas escritas. Tú decides qué hacer en cada momento, pero eso te sitúa en un camino y ese camino sí es el destino. Creo que podemos cambiarlo en cualquier momento", dijo Campo.VanSanten, en cambio, se mostró más espiritual. "Tomamos nuestras decisiones pero creo que hay alguien que tiene el control sobre nuestro destino, aunque no creo que sea una fuerza maligna", apuntó.El futuro de momento apunta a que éste será el último capítulo de la franquicia, tal y como manifestaron sus creadores en el reciente Salón del Cómic, de San Diego (California), aunque hay quien sostiene que la saga podría extenderse dado los amplios dividendos que ofrecieron las tres películas anteriores."La hicieron así de grande -el presupuesto es de 43 millones de dólares, el mayor de la franquicia- porque querían poner el punto y final de la mejor manera posible. Es el colofón a la saga y creo que es la mejor de todas por su acción y adrenalina", concluyó VanSanten. EFE

0 comentarios:

Publicar un comentario