lunes, 15 de marzo de 2010

SE QUIERE RESTRINGIR LA VENTA DE COMICS CON ESCENAS SEXUALES Y MENORES EN TOKIO.

Reacciones:  



Una iniciativa de la Asamblea de Tokio para restringir la venta de cómics con escenas sexuales que impliquen a menores ha levantado una polvareda en el mundo del manga y los foros japoneses de internet.

En el anime y el manga, símbolos por excelencia de la cultura "pop" de Japón, es habitual representar a chicas de apariencia aniñada con sugestivas minifaldas y grandes escotes, en viñetas que a menudo tienen una carga sexual más o menos velada.

El próximo viernes la Asamblea que lidera el alcalde conservador de Tokio, Shintaro Ishihara, debatirá la polémica ordenanza, que de ser aprobada prohibirá que los cómics y el anime en cuestión se vendan a menores de 18 años en la capital japonesa.

El proyecto ha suscitado un encendido debate entre los dibujantes y en foros de internet, donde los aficionados hablan de censura y consideran que la iniciativa contiene una definición de "menor de ficción" que es demasiado vaga.

De aprobarse el texto, los personajes de manga tendrán que demostrar claramente que son mayores de edad.

La propuesta afecta a cualquier personaje de manga o anime que pueda ser percibido como menor de 18 años por su "edad, vestimenta, accesorios, grado escolar, el escenario en el que se encuentre, la edad de otros personajes o su voz".

Esos personajes de anime no podrán "estar implicados" o "aparentemente implicados" en actividades que sean "o parezcan" sexuales, o que "impidan el desarrollo de facultados sexuales sanas en los jóvenes".

En medio de la polémica, un grupo de dibujantes se manifestó hoy ante el Ayuntamiento de Tokio para expresar su preocupación y pedir que la normativa sea más concreta para evitar intentos de censura.

"He visto casos en los que nuestra cultura ha perdido poder por culpa de normativas. Queremos que las reglas las decidan los lectores", declaró el dibujante Tetsuya Chiba, creador de series de manga como "Ashita no Joe" (conocida en español como "El campeón" o "Rocky Joe").

Para la dibujante Machiko Satonaka, la propuesta toca el ámbito "de la libertad de expresión" y está abierta "a interpretaciones variadas", por lo que permitiría al Gobierno "regular incluso los personajes de cómic, pese a que no hacen daño a nadie".

Varios creadores insisten en que esta norma pone en peligro la iconografía por antonomasia de la cultura manga y recuerdan que también dentro de este arte hay categorías, que van desde inocentes historias infantiles hasta pornografía para adultos.

Esta última se puede encontrar en establecimientos como los que abundan en el barrio de Akihabara -centro del manga en la capital nipona-, en los que los menores ya tienen prohibida la entrada.

"Si el contenido del cómic o el anime es pornográfico me parece bien que se limite", señaló a Efe el informático español Alain García, "bloguero" y creador de la web "A Japón" (www.ajapon.com), especializada en cultura nipona.

"Pero en muchos mangas salen chicas y chicos menores de edad: si no implica nada pornográfico, su venta no tiene nada de malo", consideró.

El apartado legislativo sobre el manga y el anime está incluido en la revisión de una ordenanza más amplia que pretende proteger el "desarrollo sano de los jóvenes" y que podría también limitar algunos contenidos de internet dirigidos a menores.

Al margen de la carga más o menos sexual, las publicaciones de manga han sido en algunas ocasiones objeto de polémica en Japón por cuestiones como su temática, considerada a veces agresiva o que incita a la violencia.

El pasado septiembre, una adaptación de la obra de Adolf Hitler "Mein Kampf" ("Mi lucha") al formato de cómic japonés suscitó una oleada de críticas, pero a la vez disparó las expectativas de ventas de la editorial.

Al tiempo, las librerías niponas albergan obras de manga consideradas auténticas joyas, como la recientemente publicada "Leyenda de Koizumi", una sátira política que, según indicaba recientemente el diario "The Guardian", es "la mejor novela contemporánea de Japón".

0 comentarios:

Publicar un comentario